Sara Noemí Mata


Las Joyas: entre desvinculación sistémica y plan integral
10/Diciembre/2012

El viernes pasado participé en una reunión convocada por la alcaldesa Bárbara Botello a la que asistimos representantes y colaboradores de seis asociaciones sociales que hemos desplegado, desde hace algunos años o meses, algún proyecto asistencial o de servicio a la población de la zona de Las Joyas.

No sé si las otras asociaciones habían solicitado una reunión con la alcaldesa priísta, pero al menos Propuesta Cívica, organización con la que colaboro, habíamos hecho la petición de audiencia meses atrás, especialmente para que un grupo de habitantes de la zona fueran escuchados en sus diagnósticos y propuestas para la atención de la grave situación de inseguridad y violencia que se ceba en los niños y jóvenes de Las Joyas.

La reunión fue relevante como un primer encuentro entre diversas iniciativas de trabajo comunitario en la zona y en la disposición de la alcaldesa Botello y el Secretario de Ayuntamiento, Martín Ortiz, para conocer lo que cada quien hace. Pero, por otra parte, fue desconcertante el manejo discursivo que se dio a la prensa y francamente preocupante por la desvinculación que diversas instancias de gobierno muestran en su actuar de este polígono de pobreza.

En la cita de viernes el IMPLAN realizó una presentación de datos sociodemográficos, del medio físico y realidad social en que sobreviven unos 70 mil leoneses; el PowerPoint, descargable de la página www.implan.gob.mx, resalta datos sobre el agudo rezago educativo en todos los niveles que se da en la zona y los proyectos viales o de equipamiento urbano y áreas verdes que se han proyectado en diversos documentos del organismo, tales como el plan de ciclovías o el de vialidades para accesos a colonias.

Si bien el presidente del organismo, Ignacio Ramírez, habló de la necesidad de presentar para la zona una serie de estrategias que logren "romper con el círculo de pobreza en Las Joyas", la presentación a cargo de la directora Graciela Amaro distó de ser la respuesta a tal necesidad, ya que el documento del viernes no constituyó un plan ni un diagnóstico suficiente; yo lo tomé como un acercamiento inicial a la zona, con enfoque a la deplorable situación de oferta educativa, de salud y de espacios públicos con que se convive en el área.

Pero, ¡oh, sorpresa!: los titulares de la noticia en los periódicos del sábado decían que se había presentado ,un proyecto integral para las Joyas que contemplaba la reestructura de espacios incluyentes, la construcción de la plaza de la ciudadanía, la escuela emblemática (llamada superescuela), un polideportivo y un parque recreativo, además del proyecto de la preparatoria del Politécnico.

En realidad, las láminas del IMPLAN hablan como eje estructurador del espacio público la construcción de cinco kilómetros de parques lineales sobre los arroyos temporales del área, que confluirían en la dotación de un gran parque metropolitano localizado en torno a la Presa de la Joya (para el cual el municipio tendría que comprar los terrenos), la pavimentación de 12 km de calles de las colonias más inaccesibles del entorno y la ubicación de unas propiedades municipales donde asentar las instalaciones de los preescolares, primarias y secundarias que faltan para dar cobertura educativa en la zona. Hasta ahí.

Lo de la plaza de la ciudadanía, la escuela emblemática y el polideportivo hacen parte de un proyecto de obra específico de la alcaldesa, promovido en campaña y encargado desde entonces a un particular, el urbanista Miguel Gómez. Este conjunto se haría sobre lo que es actualmente una de las primarias más grandes de las Joyas, la Morelos y Cándido Navarro (matutina y vespertina), que con 18 aulas atiende un 25% del total de los niños de primaria que acuden a la escuela en la zona. El proyecto supone derruir esta primaria y construir una nueva, con diseño y servicios adicionales, como un comedor, una mediatecam, áreas deportivas y conexión a los espacios públicos.

Aunque en los diagnósticos municipales lo que urge en Las Joyas es ampliar la cobertura educativa en orden de gravedad de la no atención, secundaria-preescolar-primaria, las autoridades no parecen dialogar sobre la pertinencia de derruir la primaria más grande y sustituirla por una más bonita pero de casi igual capacidad, ni qué conexión física o de impacto en la dotación de espacio público va a tener la plaza de la ciudadanía o qué características ofertará el polideportivo.

En mi opinión, el leitmotiv del proyecto que es entregar a esa porción empobrecida y marginada de leoneses un espacio educativo como los colegios que pueden pagar los hijos de las familias más ricas de la ciudad, no encontrará eco ni efectividad ante la ausencia de articulación de otras intervenciones de la planeación, con la autorización de más y más vivienda para población de bajo ingreso y la ausencia total de instancias de gestión de los servicios educativos y de salud que son de ínfima calidad en la zona.

Por ejemplo, en la reunión no estuvieron los directores de Educación y Salud municipales que algo tendrían que decir y gestionar con sus homólogos estatales o federales, sobre lo que se necesita para que los chicos de las Joyas no abandonen prematuramente la escuela, para los jovencitos que egresan de secundaria con apenas encadenar palabras sin entender lo que leen, o con muchachas que no encuentran un futuro mejor con ir a la prepa del SABES, o no ir en absoluto.

Ni en el documento del IMPLAN ni en las intervenciones de funcionarios municipales entorno a la prepa del Politécnico hay una explicación seria de cómo y en qué medida este equipamiento resolverá o mitigará la tremenda brecha educativa que esta zona de León presenta para los jóvenes de 15 a 17 años, o de qué más tenemos que hacer para brincarla. En este contexto es inaudito que el SABES atienda sólo a poco más de 200 alumnos en las Joyas y que su directora Verónica López, que a su vez preside la Comisión estatal de planeación de la educación media, ni siquiera haya tenido vela en el tema de la pertinencia en la ubicación de la prepa del Politécnico en las Joyas.

Las madres de familia y líderes comunitarios con las que Propuesta Cívica ha trabajado en los últimos meses señalan en la raíz de los problemas de adicciones y violencia que viven niños y jóvenes, el que las escuelas sean insuficientes para los chicos que pululan a toda hora en las calles sin ningún quehacer, la escasas horas de clases y la baja calidad de enseñanza que reciben los que tienen suerte de ser inscritos. De eso no hablan los ,planes integrales pero por este conducto compartiré con Ustedes algunas ideas en la siguiente entrega.

DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png