Sara Noemí Mata


Propuestas para el desarrollo social
27/Agosto/2012
Inicié hace un par de semanas en este espacio una relectura y comentario crítico de las propuestas de campaña de la próxima alcaldesa de León. He dejado para el final, una segunda parte de las expuestas en el tema de desarrollo social porque en ellas podría estar, en mi juicio, lo que podría distinguir a esta segunda alternancia política que vive nuestro municipio. Propuso Bárbara Botello en el debate de mayo:

1 .- Construir "escuelas alta calidad" y "plazas de la ciudadanía" en los polígonos de mayor pobreza generando igualdad de oportunidades y ofertando servicios de seguridad, salud, capacitación, cultura y recreación.

2.- Duplicar el número de becas para los estudiantes leoneses.

3.- Transporte público gratuito a personas mayores de 60 años.

4.- Crear el programa apoyo a la dependencia (beneficio económico mensual a las personas de bajos recursos dedicadas a cuidar permanentemente a un miembro de familia en estado de invalidez).

5.- Celeridad a los trámites jurídicos en que se hallan inmersos los asentamientos irregulares y promover una reforma para facilitar los esquemas de organización progresiva.

Comentario: La propuesta de llevar equipamientos multiservicios a las zonas de mayor marginación en León resulta atractiva como enunciado general aunque tiene la limitante de no especificar cuántas de estas escuelas y plazas de la ciudadanía contempla la próxima alcaldesa (en León son siete los "polígonos de pobreza") y sobre cuál techo de recursos monetarios estarían diseñándose y construyéndose.

Calificar este tipo de infraestructuras como de "alta calidad" sugiere que las escuelas no serán de materiales prefabricados, plantadas en un arenal yermo (como se usa construir ahora los planteles) sino que irán con una propuesta arquitectónica y de diseño de implantación urbana integrados en la trama de viviendas y calles ya construidas y con las otras infraestructuras, como las de salud, seguridad o recreación, que suelen estar cerca, pero desvinculadas.

En esa idea está el problema -o área de oportunidad, si se quiere- porque lamentablemente en nuestro sistema administrativo cada dependencia se procura sus instalaciones y toda la normatividad de construcción y gestión de tal edificio está para no compartirlo ni mucho menos para integrarlos o para generar la acción colectiva sobre ellos.

Ni siquiera en lo educativo, una escuela que en suerte cuente con una cancha deportiva y otra cercana no, pondrá a disposición esa instalación para sus vecinos e incluso con lo existente, es impensable que una deportiva con alberca se organice para ser la sede habitual de las clases de educación física de una escuela de la zona; o que un Centro de salud preste sus plazoletas aledañas o sus salas para actividades organizadas por la comunidad pero extrainstitucionalmente.

En resumen, aparte de los recursos que habría que invertir y los diseños urbanos que precisan estas instalaciones "de punta" en las zonas más empobrecidas, está la negociación institucional y el cambio de mentalidad de funcionarios. Destaco ahora la propuesta de dar transporte gratuito a adultos mayores. Actualmente este sector de la población disfruta por ley de una tarifa preferencial que en nuestra ciudad se ubica en 3.70 pesos el pasaje frente a los 6.50 pesos que cuesta el boleto con pagobús. Si pensamos que la movilidad de los adultos mayores representa un 6% del total de viajes pagados en el sistema integrado de transporte, lo que equivale a unos 26,500 viajes, tenemos que esta propuesta de la próxima alcaldesa tiene un costo mensual mínimo aproximado de 100 mil pesos. Debemos destacar mínimo, porque una política de este tipo, al ejecutarse, muy probablemente eleve el número de viajes de los adultos mayores que hoy limitan sus traslados por lo que tienen que invertir en ellos, pero en eso radica una de las virtudes de inclusión de esta propuesta. Ahora bien, la cifra anterior no resulta elevada respecto del presupuesto municipal, pero el tema consiste en garantizar su sustentabilidad financiera si es que la idea de Bárbara Botello y del próximo Cabildo, sea dar este apoyo como subsidio directo y de qué modo impactará este gasto anual de al menos 1.2 millones de pesos frente al presupuesto de transporte municipal que, como vimos en otras propuestas, ha comprometido otros gastos o inversiones como la adecuación en paraderos o la promoción de una cultura preventiva de accidentes viales. Finalmente está el tema de los fraccionamientos irregulares y el impulso a esquemas de vivienda progresiva. Acelerar los trámites de regularización de cientos de colonias es una de las propuestas que se reeditan periódicamente pero en el momento actual lo primero será hacer un corte de caja de la fantasiosa propuesta que enarboló Sheffield de "acabar" con el rezago en la titulación de lotes de origen o estatus irregular.

El predecesor de Bárbara Botello dijo al inicio de su mandato que repartiría 30 mil escrituras; luego redujo discursivamente la meta a 25-20 mil lotes regularizados y actualmente no sabemos en qué quedó. También por evaluar estará la inversión de 90 millones de pesos que llevaría los servicios básicos a las 20 colonias más pobladas de origen irregular que se anunció para el trienio que fenece, pero que nos debiera de indicar cuántas colonias y qué población restaría abarcar con una reedición o ampliación de este esfuerzo. En mi ver, y lo que comparten colonos de zonas irregulares por décadas, lo urgente es dar transparencia a los expedientes de las colonias y empoderar a los habitantes y sus organizaciones sociales auténticas frente a los fraccionadores irregulares, de los que, incluso con mediación del Instituto Municipal de Vivienda, siguen rehenes. El IMUVI podría reformularse respecto de esta problemática si es que en su máximo órgano de gobierno y en la visión de sus superiores que son los integrantes del Cabildo, se decide a pensar de modo más complejo esta problemática.

DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png