Sara Noemí Mata


Promesas que exigir
20/Agosto/2012
Concluyo en esta entrega una recuperación analítica de las principales propuestas de la hoy Alcaldesa electa por León, la priísta Bárbara Botello, expuestas en los bloques temáticos con que se presentaron en el debate de candidatos de mayo.

SEGURIDAD

1.- Crear juntas vecinales especializadas en seguridad.

2.- Aplicar programas de intervención intensiva con inversión social y fuerza pública en las zonas de mayor conflicto.

3.- Implementar un eficiente y ambicioso programa con cámaras de vigilancia.

4.- Convertir las comandancias de la policía en torres de control y vigilancia, conectadas a un sistema de vigilancia con cámaras en las zonas de mayor conflicto.

5.- Sistematización de la información proporcionada por las juntas vecinales de seguridad.

6.- Creación de un Grupo Profesional de Inteligencia Urbana conformado por investigadores profesionales y criminalistas, para la comprensión del fenómeno delictivo y el diseño de estrategias para combatir la inseguridad.

Comentario: Las juntas o comités vecinales especializados en seguridad ya existen pero no se les usa con un sentido de ciudadanía o participación para la prevención. El PAN-gobierno municipal las empleó con la misma finalidad que los comités de colonos: de control de las demandas sociales y corporación de la movilización partidista en épocas electorales, por tanto suena interesante que la hoy Alcaldesa piense en sistematizar la información proporcionada por los comités vecinales de seguridad que pueda construir en parte los sistemas de inteligencia para la comprensión del fenómeno delictivo y su combate.

Sin embargo, esta propuesta carece de componentes esenciales como la inversión en formación para la participación vecinal; la devolución de información oficial sobre incidencia delictiva y violencias que el gobierno puede y debe construir y poner al diagnóstico de los ciudadanos, así como la obligada interrelación de este nivel de participación ciudadana con los de diseño de políticas municipales de seguridad y la operación de las corporaciones de policía, tránsito y protección civil.

Es de especial interés lo que la priísta anunció como Grupo de Inteligencia Urbana aunque parece que en la descripción del objetivo de dicho equipo equivoca al relacionar unívocamente “lo delictivo” con “la inseguridad”. Enormes capas de población viven inseguros incluso si la mayoría no es víctima de delitos y por supuesto no me refiero sólo a la difusión de una percepción de inseguridad, sino sobre ello, a las vivencias cotidianas de violencia por motivo del género, la disposición de sustancias adictivas, la conflictividad entre identidades urbanas o la disputa por los espacios públicos.

En lo personal, no creo que un grupo de “inteligencia urbana” como el que se propone crear la próxima alcaldesa no haya existido en la administración saliente, adscrito a la oficina del Secretario de Seguridad; incluso habría que preguntar que tanto el próximo Cabildo conoce los resultados del llamado SIGU, Sistema Integral de Gobernanza Urbana, ejercicio fondeado con recursos federales de SUBSEMUN y que justamente ha construido algunos de los indicadores que se acercan a una comprensión abarcadora de la inseguridad y las violencias, tanto en su generación, manifestación o atención. Apenas lo hagan verán que contiene datos e interpretaciones valiosas, pero ha topado con pared en cuanto a la obtención de otras informaciones precisamente sobre incidencia delictiva que es captada por autoridades estatales, como la Procuraduría Estatal de Justicia o instancias tan desorganizadas como los sistemas DIF que atienden la violencia intrafamiliar, por ejemplo.

Así que crear un “Grupo de Inteligencia Urbana” me parece menor frente al reto de concertar y organizar la información que tan diversas autoridades captan en relación con la seguridad ciudadana y sobre todo, ponerla en circulación no sólo entre los que combaten o atienden el delito, sino con multitud de instancias, públicas y privadas, que toman parte de su prevención o remediación.

POLITICA Y GOBIERNO

1.- Cumplimiento de la ley de trasparencia y respeto al principio de máxima publicidad.

2.- Rediseño de página del municipio, para que a la gente se le facilite encontrar a los datos que por obligación el gobierno municipal debe publicar y mantener publicados.

3.- Los trámites de acceso a la información pública se resolverán en menos de 10 días hábiles, acortando el plazo legal.

4.- Eliminación de las prácticas de discrecionalidad y el otorgamiento de contratos para el pago de favores.

5.- Reforma al actual Reglamento de Adquisiciones del municipio, para que se incorpore al concurso público la contratación de prestación de servicios.

6. Apoyo e impulso al quehacer del Observatorio Ciudadano de León, reconociendo la razón de su existencia y la necesidad de que continúe con su trabajo. Respuesta a todos los cuestionamientos del Observatorio Ciudadano con propuestas de mejora y sin descalificaciones.

7.- Implementación del Sistema de Estadística y Monitoreo de los Servicios Públicos, constituido con 100 indicadores de gestión.

Comentario:

Respetar el principio de máxima publicidad, reducir el tiempo de entrega de información solicitada y rediseñar la forma en que se difunde la información pública de oficio son tres elementales acciones a favor de la transparencia. Además de ello, como usuaria asidua de los mecanismos de acceso a la información, considero prioritario que la Presidenta municipal y Cabildo entrantes revisen la funcionalidad legal y organizativa del (a) titular de la Unidad de Acceso a la Información; con el panismo se reforzó hasta extremos absurdos que el o la titular de la UMAIP fuera menos que oficialía de partes y se convirtiera en el escritorio donde se pasaban las respuestas que las dependencias, con sus respectivos enlaces, querían o no entregar respecto de diversas solicitudes, renunciando a una elemental revisión de la fundamentación legal que había para negativas de información, clasificaciones de reserva o hasta en detalle operativos como documentos mal digitalizados que se entregaban al solicitante, tal cual las dependencias respondían las solicitudes, aunque resultaran ilegibles o no tuvieran relación con lo solicitado. “Así lo mandó la dependencia”, “Eso fue lo que entregó el enlace” ó “El director dice que la información es privada y no se puede entregar”, fueron algunas de las respuestas que llegué a recibir y que confío se corrijan.

Respecto del sistema de indicadores de servicios públicos suena atractivo aunque habría que conocer más detalles y ver si no se repite con diversos indicadores que por ejemplo IMPLAN ha propuesto y que ni en el interior de la administración municipal toman en cuenta. Es positivo el lugar que la próxima Alcaldesa da al OCL, pero conviene recordarle que esta asociación civil no es la única que realiza cuestionamientos a la autoridad y sus políticas y que todas deben ser atendidas con puntualidad.

DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png