Sara Noemí Mata


Entre donaciones te veas
08/Agosto/2011
Es demasiado importante para la ciudad el tema que lleva varias semanas en la picota pública. Me refiero a las donaciones de predios, monetarias y en especie, que cotidianamente el Municipio realiza a asociaciones civiles.

La discusión mediática que ha seguido a una aprobación en el Ayuntamiento de la donación de un terreno de alto valor a la Universidad La Salle, se ha centrado en dos puntos: el primero, revisar si es legal la donación por estar en duda si la beneficiaria es realmente una entidad sin fines de lucro. Se trata de una discusión que nos permite ver con claridad a políticos agazapados en el formalismo de las leyes, diciendo que al seguir al pie de la letra la redacción de una norma ellos no pueden más que concluir que una asociación civil lo es porque su figura jurídica la determina sin fines de lucro.

Quienes alguna vez hemos transitado por el mundo de las “A.C.´s” sabemos, al igual que los políticos involucrados en esta trama, que se trata de una figura jurídica muy maleable, que lo mismo sirve para organizar empresas educativas nacionales, que asilos de ancianos, fundaciones políticas o despachos de actividad profesional. La peculiaridad de su forma legal ha representado todo un reto para las autoridades hacendarias que buscan acotar la elusión al fisco desde esta figura legal.

Por lo anterior me parece naif, propio de legalistas de ocasión, afirmar que con que La Salle sea una A.C. se cumple con el requisito para recibir una donación tan cuantiosa del Municipio. Si a esas vamos un día de estos pueden venir la Fundación Colosio o la Fundación Rafael Preciado Hernández a pedir un terrenito o un donativo en especie aunque la labor de ambas A.C. sea de formación político partidista respectivamente del PRI y del PAN; o bien, estamos preparando el terreno para hacer más que obligado que el Municipio le done las 60 hectáreas que la empresa deportiva de Pachuca ha pedido para instalar su “universidad del futbol”.

El segundo filón de análisis se refiere a si es legítimo realizar la donación de un bien público con valor tan elevado cuando otras entidades de gobierno tienen necesidades apremiantes de inversión en infraestructura, las cuales sistemáticamente se contienen con la excusa de que “no hay dinero”.

Creo que este es el ángulo que podría resultarnos más productivo y aleccionador porque nos permite poner en contexto la falta de análisis minucioso (o una aplicación convenenciera del mismo) de lo que se tiene de recursos públicos (como es claro, no únicamente los presupuestales) y cómo se priorizan la atención a las necesidades suficientemente diagnosticadas en este nivel de gobierno.

Me pregunto por qué el regidor José Arturo Sánchez Castellanos, priísta en la Comisión de Adquisiciones que aprobó el dictamen de la donación a La Salle, hace unas semanas, cuando se aprobó el aumento salarial y creación de plazas administrativas por unos 8 millones de pesos, se permitió analizar que ese dinero mejor pudiera ocuparse para restituir el FIAC, para apuntalar la construcción de una infraestructura de atención del Instituto Municipal de la Mujer, remozar las minideportivas o fondear el Sistema de administración de pavimentos. Si hubiera existido consistencia en sus preocupaciones (que en su momento yo encontré razonables y atendibles) habría propuesto al Ayuntamiento que el predio mencionado se subastara y se etiquetaran dichos recursos para lo que hoy sigue volando y el regidor ecologista Olaf Gómez probablemente lo hubiera secundado y la polémica donación no habría pasado.

Otro ejemplo que recuerdo de la aleatoriedad con que los miembros del cabildo manejan el análisis de los donativos a asociaciones civiles es el otorgado al Observatorio Ciudadano. El primer año, el donativo en metálico pasó con el voto a favor de los priístas, pero el del 2011 se detuvo hasta que la Presidenta del OCL compareció ante los regidores para explicar en qué se había gastado el dinero público y por qué volvía a solicitar la donación para su manutención, si al fin y al cabo es una A.C.

Traigamos como último ejemplo la determinación del Alcalde Sheffield al inicio de su administración cuando canceló las decenas de minidonativos que a través del DIF se entregaban a asociaciones de asistencia social y que fueron detenidos porque iban a revisar si se aplicaban en lo que las organizaciones prometían.

Un punto ligado al anterior, y que a mi me inquieta aún más, es cómo relacionar un donativo con el presunto “beneficio social” que va a redituar a la ciudad, a un segmento de la población, o a un rasgo de nuestra dinámica económica, como la misteriosa “competitividad”.

Lamentablemente la información que hasta este momento se ha puesto disponible al público a través de los medios de comunicación no permite una comparación confiable de lo que ha donado el municipio, aparte de terrenos, a otras asociaciones civiles y de cómo se estima su beneficio social.

Se ha mencionado que el Tec de Monterrey y la Ibero recibieron también donativos para sus centros de innovación empresarial pero no se dicen los montos, ni las fechas ni se transparenta si en esos casos la formulación del expediente de donación fue tan light como en el caso de La Salle y, sobre todo, si ya empezaron a rendir y en qué forma, un beneficio social.

Igual debiéramos preguntar si vale que el municipio, sus entidades descentralizadas o dependencias estatales “donen” dinero para un festival de globos o para una función de lucha libre mientras se cuestionan los apoyos para otras A.C. que se ocupan de atender funciones que corresponden al Estado, como la custodia de niños sin familia o la atención de mujeres violentadas.

Finalmente, en materia de donativos de predios, este caso, como el de Villas del Juncal muestran lo lejos que estamos aún de que nuestros representantes en el Ayuntamiento entiendan que tienen en sus manos el insumo de lo que podría ser una política de suelo que sirviera no únicamente para hacer relaciones políticas o quedar bien con pequeños o grandes intereses sino para materializar lo que está dicho en los instrumentos de la planeación municipal.
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png