Sara Noemí Mata


Nodos y Rodadas
25/Julio/2011
Se me ha regalado una semana muy grata marcada por dos encuentros afortunados, generosos y gratuitos.

Quiero compartirlos aquí porque en estos días de asueto puede Usted replicarlos en su vida y verá que a la mano están cosas que hacen menos árida la existencia para quienes no disfrutamos vacaciones.

1. El primero se llama NODO, es la fundación de una organización civil dedicada a proyectos de diversidad cultural que ha empezado a funcionar en nuestra ciudad. NODO tiene por lema “tejer iniciativas sociales” y está liderado por tres jóvenes profesionistas: Federico Ruenes, comunicador y maestro en antropología social, Daniela Camarena, diseñadora y artista visual y Marco Montes, historiador especialista en patrimonio cultural.

Su asociación civil viene a refrescar el panorama de organizaciones sociales que en nuestro contexto se orientan fundamentalmente al asistencialismo o al activismo en temas como transporte o ecología. Se requiere valor y mucho ánimo para plantarse en León, con una sociedad tan dada a defender su uniformidad de pensamiento, su conservadurismo y sus lugares comunes como rasgos identitarios.

Pero además de esta primer innovación, el NODO tiene un segundo gran regalo a la ciudad: para ubicar su sede, localizó y convenció a los dueños de un edificio en la zona peatonal para rehabilitar la segunda y tercera plantas, respetando y resaltando el patrimonio arquitectónico tan maltratado en nuestro Centro Histórico. Se trata de un edificio estilo art decó, ubicado en el número 150 de la calle 5 de Mayo, a unos pasos de la Pedro Moreno. Usted puede identificarlo porque está cerca del edificio de la CFE de la Zona Centro, exactamente en los altos de donde hoy se ubica una caja popular.

Si bien el acceso al NODO se realiza por el callejoncito aledaño a la Peletería La Nacional, sus ventanales, iluminación y energía vienen de la zona peatonal. Es emocionante y revelador tener una vista de nuestro centro histórico desde esta altura y que este espacio se dedique a la tolerancia, el diálogo intercultural y al pensamiento de la diversidad, cuando la mayor parte de los dueños de fincas como éstas los dejan en el abandono o en el mejor de los casos los emplean de bodegas o los convierten en estrambóticos comercios.

El NODO está pensado por sus creadores para convertirse en un centro de acogida de iniciativas sociales, un espacio para recibir talleres, exposiciones, sesiones de trabajo, ruedas de prensa e infinidad de convocatorias que realicen otras organizaciones civiles o ellos mismos enmarcados en la diversidad cultural. La flexibilidad de sus espacios y salas lo permite y la inspiración de estar en el corazón de la ciudad lo fomenta.

2. Se llama RODADA NOCTURNA y hace unas semanas llegó al centenar y medio de fieles aficionados. Se trata de una iniciativa conjunta de un grupo de ciudadanos ciclistas y la Dirección de Medio Ambiente del Municipio por la que semanalmente se citan a las ocho de la noche en el Arco de la Calzada y salen en caravana de dos ruedas a recorrer algún rumbo de la ciudad.

Cada miércoles los ciclistas recorren entre diez y quince kilómetros, pedaleando una hora y media aproximadamente; cuentan para su seguridad con el apoyo de patrullas y tránsitos y sobre todo, un acuerdo de hacerse visibles en dos sentidos: con reflejantes y luces en sus ropas y vehículos y por la conjunción de sus unidades y personas: la consigna de no romper el contingente, ni separarse o retrasarlo es fundamental.

Con antelación, voluntarios ciclistas publican en Facebook la ruta de la semana; la más reciente, la número 44 llegó a Villas del Juncal, resultó muy atinada al mezclar la circulación por avenidas como el Eje o el Campestre y callejonear por el Barrio Arriba o probar a dos ruedas las pendientes y subidas del Malecón.

Son dramáticos los cambios de visión de la ciudad si uno los mira desde el auto o si lo hace a bordo de una bici: el ancho de las calles, la agresividad de los baches, la cercanía con los autos, el estado de las fincas lucen distintas desde la velocidad moderada de las bicis y una altura un poco mayor de si uno va de peatón; además, la hora en que se programa la rodada le descubre a los paseantes dinámicas urbanas impensadas porque uno no suele andar de visita por colonias tan diversas a esas horas.

La RODADA NOCTURNA es una espléndida iniciativa tanto de promoción de la bicicleta como medio de transporte no contaminante, de activación física, de convivencia juvenil o familiar, de reconocimiento e identidad urbana, de educación entre modos de transporte y de respeto a las normas de circulación que bien podría replicarse para salir desde otros puntos de concentración y que abarque y haga visible a los ciclistas de otras zonas de la ciudad, especialmente las periferias. Por el desenfado, alegría y respeto con que se lleva a cabo la RODADA NOCTURNA veo limitado su crecimiento únicamente por la falta de difusión y por una óptica burocrática que encajone este programa en la cartera de una dependencia, en lugar de que la cobijen lo mismo Movilidad, Ambiente, Comude, Tránsito, los Parques urbanos, la Secretaría de Seguridad, el DIF o el Instituto de la Mujer.
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png