Sara Noemí Mata


El Eje, otra vez
07/Junio/2011
El diagnóstico era tan defectuoso y la solución tan parcial, que los nulos resultados no han tardado en hacerse notar.

Hace más de seis meses comenzaron las obras de remozamiento de un tramo del bulevar López Mateos, nuestro querido “Eje”, consistentes en retirar las jardineras y las cadenas de árboles ficus para ensanchar las banquetas y abrir espacio a los autos.

Se informó al público que la obra era una respuesta a los comerciantes que desde hace décadas solicitan la reactivación económica de la zona a partir de permitir el estacionamiento sobre esta vía primaria de nuestra ciudad y refrescar el paisaje urbano.

Vinieron los tradicionales retrasos en la construcción y molestias a los transeúntes que la Dirección de Obra Pública es incapaz de prevenir y paliar; luego supimos de justificadas protestas por el retiro de árboles y su no sustitución en igual número.

Ahora está a la vista de los comerciantes en los tramos que ya concluyeron que las obras no han reportado la anhelada reactivación económica: no hay más paseantes ni mejores ventas. Los funcionarios municipales se han apresurado, ahora sí, a aclarar que “nunca, nunca” estuvo entre los planes permitir el estacionamiento en cordón o batería sobre el Eje y que tardará tiempo en que el despeje visual de las banquetas redunde en mayores ventas de los comercios.

Estoy de acuerdo que toda intervención urbana requiere tiempo para que consolide y reporte resultados, pero en este caso se trata de una solución tan limitada y parcial que desde ahora podemos adelantar que la famosa reactivación no se dará.

Las trampas de esta intervención urbana y, a su vez, las explicaciones anticipadas de su muy previsible fracaso son las siguientes:

1. Hay error un elemental al considerar que el problema de activación económica se circunscribe a un tramo del bulevar sin analizar el contexto general de toda la Zona Centro, es decir, que se puede “reactivar” el comercio de cinco cuadras (escindidas por un flujo vehicular nodal) y que todo lo demás quede igual.

El Centro es, en general y todavía, una vibrante zona comercial de corte popular pero que sufre en varias de sus calles un deterioro o abandono físico y del comercio, en que abundan negocios de baja estofa (especialmente repetitivos locales de importaciones de bajo precio) mezclados con fondas, abigarradas mercerías o tiendas de ropa o muebles que a menudo exceden los límites de su propio local. Por fortuna, el Centro conserva ciertas zonas de comercio especializado y atracción de locales de esparcimiento y tiendas para sectores económicos de nivel medio y si bien su consolidación requiere de una vigorosa articulación con los estacionamientos, no es por la falta de espacios que se sufre.

2. Es limitado y errático pensar que la reactivación económica del Eje, o de la Zona Centro en general, la hacen exclusiva o principalmente los visitantes externos del área, y en particular los que vienen en auto.

Está probado que la actividad económica más vigorosa y permanente la detonan en principio los residentes de la zona y si el despoblamiento se sigue pensando como una tendencia irremediable del área central de la ciudad no habrá vías para una reactivación económica duradera, ni del Eje ni del Centro o los Barrios que se pretenden ligar en las Rutas del peatón.

Es limitadísimo que cuando el Municipio habla de reactivar económicamente a esta zona del Eje tenga como únicos interlocutores a los comerciantes en planta baja y con frente a la calle. También contribuyen a la actividad mercantil los negocios que están o pueden desarrollarse en segunda o tercer planta de los edificios allí localizados y el mercado de arrendamiento para habitación que subyace en esa área privilegiada por su conectividad o seguridad pública, por ejemplo.

3. Fallan nuestras autoridades municipales al intervenir sobre uno sólo de los elementos del urbanismo (las fachadas en la calle Madero y las jardineras y banquetas del Eje) cuando el problema exige otras actuaciones; el municipio tiene a la mano y los conoce estas situaciones, y si no es así el IMPLAN debiera asesorarles para desarrollar otros instrumentos de política urbana que de forma audaz y novedosa contribuyan al objetivo de reactivar económica y urbanísticamente la zona, como normar una mezcla de usos de suelo a nivel de predio, usar el impuesto predial para incentivar ciertas áreas, crear fondos o fideicomisos que atraigan a inversores específicos o faciliten y promuevan la instalación de negocios “ancla”.

4. El municipio desaprovecha esta oportunidad para registrar o medir de alguna forma si la inversión pública genera una plusvalía a los propietarios del área y cómo puede capturarla en beneficio colectivo.

5. Nuestras autoridades municipales desestiman, nuevamente, las posibilidades de aporte que puede tener la participación cívica y vecinal a un proyecto de intervención urbana.

Por lo que se ha publicado en medios de comunicación, sabemos que algunos aspectos del proyecto físico de las obras en el Eje fue presentado a comerciantes de la Zona. La difusión debió ser tan parcial e insuficiente que los funcionarios han salido a aclarar que nunca se dijo a los comerciantes que se reinstalaría el estacionamiento sobre el Eje; en general, los ciudadanos que convivimos a diario con el área nos hemos tenido que conformar con una manta colgada en el edificio de Banco del Bajío para imaginar cómo se iba a “transformar” la zona, porque en ninguno de los canales de comunicación oficial se informó más.

Además, tal como ha ocurrido en la intervención de las fachadas de calle Madero y de fincas de la Zona Peatonal, la Dirección de Obras Públicas llega con sus contratistas sin que otras instancias de participación en lo urbano, y en específico de la Zona Centro, se activen o se les involucre. No hay que inventar entidades sino darles su lugar; por ejemplo, al Comité del Centro Histórico o al flamante Patronato de la Ciudad Histórica de León, pues si bien, las cinco cuadras del Eje que se están interviniendo están en los márgenes del Centro Histórico, son sus principales puertas de entrada.
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png