Sara Noemí Mata


Entre planes (e IMPLANes) te veas
29/Julio/2013

Hace unos días el Observatorio ciudadano de León (OCL) presentó públicamente su primer ejercicio analítico después de la era sheffieldista, periodo en que vio la luz como organismo civil, en que recibió recursos públicos y, sobre todo, después del descrédito alentado en los albores de la administración de Bárbara Botello.

El documento del OCL, de 35 páginas, es un análisis del Programa de Gobierno Municipal 2012-2015 y está consultable en www.ocl.org.mx. Fue elaborado por Rumbo A.C., que dirige Margarita Ortega, anterior colaboradora del OCL en el proyecto SIGU (observatorio de seguridad). Resulta positivo que el Observatorio dé signos de vida interna más allá de la conflictividad entre visiones de sus integrantes que les dejó el trance de enfrentamiento con el cabildo de la alternancia local y, sobre todo, el retiro total de recursos municipales para continuar su operación. Probablemente a ésta circunstancia debemos atribuir la retrasada elaboración del análisis presentado, en virtud de que se hace a cinco meses de que dicho Plan se aprobó en el Ayuntamiento.

El análisis del Programa de Gobierno Municipal (PGM) revisa el cumplimiento al marco legal, la forma en que se estructuraron las propuestas y acciones y la pertinencia de las mismas; después hace una interesante comparación con los instrumentos de planeación análogos de los municipios de Guadalajara y Monterrey.

En cuanto al primer aspecto, el documento detalla diversos incumplimientos a los dispositivos de planeación participativa y democrática previstos desde el nivel constitucional, la ley federal y estatal de planeación, así como de mecanismos de administración del Programa, de coordinación con otros sectores y de evaluación del propio plan. En resumen, resalta el OCL que el PGM “no parte del plan municipal de desarrollo, que además no está actualizado de acuerdo al reglamento correspondiente; no existe un mecanismo claro y eficaz de consulta ciudadana y no contiene indicadores, tiempos y responsables claros para llevar a cabo el seguimiento y la evaluación periódica de estrategias y acciones.”

Con mucha más precisión y exhaustividad, el análisis firmado por el OCL corrobora las objeciones que los regidores del PAN y PANAL esgrimieron en la sesión del 8 de febrero pasado para no aprobar el citado Programa pero, sobre todo, sistematiza las observaciones que algunos hicimos con una lectura muy elemental del PGM en los días siguientes de su publicación (en lo personal, los publiqué aquí el 11 y 18 de febrero).

El problema de los diagnósticos poco acuciosos derivan, desde la óptica ciudadana, en la imposibilidad de construir problemas, “estructurarlos para que tengan solución”; además, como observa el OCL, el documento barbarista no siempre desagrega datos por sexo de ciertas problemáticas que prioricen su atención transversal ni presenta “un diagnóstico territorial de carencias urbanas”.

Luego, al poner el ojo en la estructuración de los seis Ejes programáticos y las líneas estratégicas y subestrategias que derivan de cada uno, el documento resalta que “los objetivos generales de los Ejes Estratégicos, son poco claros, incluyen múltiples elementos y mezclan aspiraciones generales con propósitos concretos, lo que los hace confusos para que se puedan derivar indicadores de medición.” Esto ocurre en todos los Ejes, incluso en el tema de desarrollo social en que la administración liderada por la primera alcaldesa priísta ha querido imprimir su sello.

Con un diagnóstico sin enfoque y una estrategia confusa, las metas del PMG no pueden seguir mejor suerte. Dice el análisis del OCL: “Las metas presentan impactos desiguales, descontextualizadas, con acciones de inercia institucional, desproporcionadas y sin posibilidad de darles seguimiento o evaluación en un momento dado.”

Después de una sistematización de la coherencia de objetivos y metas, el análisis concluye que la mayoría de las metas: “no tienen temporalidad en su ejecución, no tienen una variable de medición, no tienen línea base, no se identifica su alcance y el objetivo plantea una cosa y las metas expresan otra y (otra metas) no presentan referente sobre si realmente mejoran la calidad de vida.” De ahí que este grupo de ciudadanos no dude en afirmar: “La impresión general es que es una lluvia de ideas sectoriales sin articulación, sin mecanismos, sin marco conceptual que unifique criterios y sin transversalidad en temas estratégicos.”

Incluso, tomando distancia de lo que un documento de planeación municipal, estatal o nacional, puede lograr cuando está bien elaborado, los señalamientos hechos por el redivivo OCL merecen la máxima atención de nuestros representantes en el Cabildo y de los consejeros ciudadanos de organismos clave como el IMPLAN, SAPAL o IMUVI, de quienes se esperaría que hubieran aportado mejores elementos para la estructuración del documento en cuestión.

Los autores del documento del OCL achacan la debilidad de PGM a “errores técnicos que evidencian una mezcla [de] una planeación estratégica con un plan operativo” mientras que una lectura meramente partidista dirá que la administración de Bárbara Botello no sabe hacer ni un buen y coherente Plan de gobierno. Para mí, resulta particularmente preocupante que teniendo una institución de planeación que se precia de la antigüedad de su existencia, de su experiencia desplegada por años y cuya renovación en su Consejo Directivo ni siquiera pasó por las turbulencias naturales del cambio de partido en la casa municipal, haya devuelto tan cuestionables resultados en esta encomienda de todo arranque de administración.

Si bien el PMG hace la precisión de que el IMPLAN fungió como integrador de la información, “cuyo trabajo consistió en compilar los documentos para su entrega al H. Ayuntamiento, hasta donde el alcance de infraestructura actual del Instituto y los tiempos de ley lo permitieron”, la leyenda suena a un lavado de manos al estilo Pilatos, lo cual es inaceptable por los recursos humanos, presupuestales, técnicos y de decenas de planes y sistemas geoinformáticos y estadísticos con que cuenta el IMPLAN, mismos que ha acopiado y desarrollado a lo largo de su historia.

DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png