Pablo López Fosado


Sin democracia no habrá paz
21/Enero/2015

En memoria de los 6 compañeros estudiantes
normalistas de Ayotzinapa asesinados
y de los 43 aún desaparecidos.

 
Muestra de la paralítica transición democrática con evidencia de retraso en México, son las agendas de asuntos prioritarios que políticos imponen en los municipios, en los estados y en el país.
 
Con la clase política es casi imposible sostener un diálogo productivo que permita a la ciudadanía a través de la sociedad civil (no partidista) ser la autora de las políticas públicas que realmente se necesitan.
 
Tenemos un sistema político que no admite descripción conceptual. Llamar a elecciones para repartir cargos públicos  por un órgano electoral (carente de controles  y de poder sancionatorio de delitos electorales) no es sinónimo de democracia, lo más importante es observar qué pasa antes y después de las elecciones. Los políticos a nivel municipal, estatal y federal, siempre imponen sus agendas de “demandas sociales” sin previa consulta ciudadana que legitime sus acciones frente a una sociedad poco acostumbrada a exigir verdaderas políticas que sean representativas de sus principales necesidades. Así operan los sistemas autoritarios.
 
En términos de seguridad los políticos de los tres niveles se empeñan en imponer medidas que son las mismas de siempre, más cámaras de seguridad, mayor armamento, más patrullas, más retenes etc, etc, etc. Todas ellas medidas punitivas y tradicionalistas que no resuelven el problema ni toman en cuenta a la población más vulnerable de caer en la delincuencia como medio de vida, tampoco a los que la sufren. En la administración federal de Felipe Calderón se mostró que entre más recursos destinados a engrosar los presupuestos de las policías, mayores eran los niveles de violencia y corrupción asociadas. Ese no es el camino.
 
En los países miembros de la OCDE (México incluido) se muestra que el 5 % de los jóvenes de entre 14 y 22 años están vinculados con el 55% de los delitos cometidos(1).      La atención a los jóvenes debería ser la política prioritaria en los tres órdenes de gobierno, en particular en los municipios (que en teoría son los más cercanos a la gente, pero en la realidad son infuncionales y muchos sub utilizados por grupos delincuenciales como el caso de Iguala). El enfoque de atención hacia la juventud debe realizarse a través de políticas públicas masivas que atiendan los factores de riesgo social, en por lo menos cinco ámbitos, individual, familiar, educativo, comunal y de relaciones interpersonales, como lo sugiere el canadiense Irvin Waller(1), asesor de algunos programas de prevención social del delito más exitosos.  Hay un grandisimo problema, en México este tipo de políticas y programas todavía no han comenzado a elaborarse. Los gobiernos que encabezan políticos, muchos de ellos sin preparación al respecto están preocupados por otras cosas.
 
La carencia de una cultura democracia que durante 71 años de partido de estado, se formó y se arraigó en las entrañas del sistema político mexicano, continúa, y no cambia si hablamos de partidos distintos como el PAN o el PRD. Estos aprendieron bien la forma en la que no se debe de gobernar y, por tanto, sus gobiernos no muestran actitudes diferentes cuando de imponer agendas sociales se trata.
 
Los gobiernos tiene que aprender a convivir con la ciudadanía, y esta convivencia debe traducirse en una sociedad civil que diseñe políticas públicas y adquiera controles sociales que incluyen la rendición de cuentas de los cargos públicos asociados a funciones sociales, prevención del delito y policías, así como ser un monitor permanente del destino de presupuestos públicos. Presupuestos que hasta ahora se utiliza como una máquina despilfarradora de dinero público que lucra con la pobreza y la necesidad a cambio de votos.
 
Hablemos de Guanajuato. La inseguridad en el estado ha rebasado a los gobiernos municipales y estatal, en 2014 al mes de septiembre, el incremento ha sido del 22% con respecto a 2013, cifras históricas nunca vistas. En algunos municipios como Abasolo, Silao, Irapuato y León (solo mencionando algunos) se ha desatado la inseguridad, el incremento en dichos municipios ha sido de 72%, 60%, 40% y 19%  respectivamente (2). Municipios gobernados en el mismo orden por el PAN, PRI, PAN y PRI. Los alcaldes y alcaldesa de estos municipios presumieron (todos) alegremente su inversión en seguridad pública en los recientes “shows” políticos municipales llamados “informes de gobierno”. Lo que no mencionaron, es que en sus municipios (en todos) ha habido un fuertisimo incremento de la violencia e inseguridad ligados a los delitos del fuero común.
 
Otro ingrediente común, este por parte de la ciudadanía, es que a fuera de los recintos dedicados al “show” político, hubo fuertes manifestaciones ciudadanas reclamando seguridad. Las hubo en Irapuato cuyo alcalde es Sixto Zetina (3), en León con la alcaldesa Bárbara Botello (4)  y en Silao con el alcalde Enrique Solís en el informe de este último, además, se manifestaron periodistas en repudio a las terribles agresiones físicas que sufriera Karla Silva periodista del diario El Heraldo de Silao (5). El propio gobernador Márquez aseguró en su informe que Guanajuato es un estado seguro. Todos le aplicaron a las manifestaciones ciudadanas la vieja frase “ni los veo ni los oigo”.
 
La actitud de alcaldes y del gobierno del estado, sugiere una sordera autoritaria y una negación a la realidad que manifiestan los ciudadanos guanajuatenses. La ciudadanía no es como la pintan los políticos. Esta piensa, reciente y empieza a tomar posición frente a los problemas comunes (en particular con la inseguridad).
De continuar aislada  la sociedad civil en la creación de políticas públicas y de no atender a la multitud de jóvenes que viven en riesgo social permanente, el destino de este estado, no será diferente del de otros donde el estallido social se ha manifestado de formas diversas.



Bibliografía.
 
(1) Buscaglia, Edgardo, Vacíos de Poder en México. (México D.F. : Debate, 2013), pag. 129.
(2) Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Secretaría de Gobernación.
(3) Humberto Gutiérrez, Por manifestaciones blindan el segundo informe de Sixto Zetina.  Irapuato, Gto, Periódico a.m. 1 de octubre de 2014. Disponible en http://www.am.com.mx/irapuato/local/por-manifestaciones-blindan-segundo-informe-de-sixto-zetina-147574.html
(4) Blindan 2 informe de Bárbara Botello, León, Gto, Hora 24, 30 de Septiembre de 2014.  Disponible en http://hora24.mx/?p=4989
(5) Carlos García, Marchan periodistas en Silao; repudian golpiza a Karla Silva.  Silao, Gto. La Jornada. 27 de septiembre de 2014.  Disponible en http://www.jornada.unam.mx/2014/09/27/estados/027n1est
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png