David Herrerías Guerra


Los ciudadanos sirven para organizar la tómbola
17/Octubre/2012
Inocencio y Cándida, padres de familia, se ilusionan porque hay cambio en la dirección de la escuela. La nueva directora ha insistido en la idea de que ahora sí, las cosas van a ser diferentes. Ha expresado de formas variadas que su gestión tendrá una gran participación de los padres y madres de familia. Y no sólo ella: otros funcionarios escolares de diferentes niveles han puesto el énfasis en la participación de todos y todas ¿Cómo no emocionarse?  Hace tiempo que ellos quisieran participar en la discusión sobre algunos contenidos que podrían ser mejores para sus hijos. También han querido, con otros padres y madres, discutir asuntos que tienen que ver con el manejo de la cooperativa escolar. Quisieran aportar ideas relacionadas con la práctica del deporte en la escuela, y sobre todo, con el asunto de los horarios. Muchas cosas han comentado entre ellos en relación a las pésimas clases de idiomas…Se imaginan ya opinando, participando, influyendo en el rumbo de la escuela de sus hijos.... Ha llegado el inicio de clases y ¡oh decepción!  La sociedad de padres de familia aparece ya conformada… por amigos de la directora. Si otros progenitores quieren colaborar, están invitados, desde luego. Quedan algunos lugares, no los más importantes, pero siempre se necesita mano de obra para el puesto de tortas en la kermés, para vender boletos en las rifas…
 
Si usted ha tenido hijos en edad escolar, es probable que esta historia no le resulte muy lejana. Ojalá y su experiencia sea diferente. Pero en nuestra cultura política, generalmente se entiende participación como una tarea de “coadyuvancia” dirían los políticos, que es lo mismo que decir: “ayuden pero no estorben”. O siguiendo el ejemplo de las escuelas: “están invitados a organizar la kermés, pero no a decidir sobre el rumbo de la institución”.
 
Yo, como Don Inocencio  y Doña Cándida, leí y me ilusioné con un encarte que publicó la nueva Presidencia municipal el fin de semana, en el que la mayor parte de los funcionarios entrantes hablaron de la importancia que le dan a la participación ciudadana. Pero en los hechos, las primeras señales que da el nuevo Ayuntamiento son decepcionantes.
 
Mire usted: uno de los espacios más destacados para la participación de los ciudadanos y ciudadanas en asuntos que afectan el rumbo del municipio, son los Consejos Directivos y Consultivos. Propuesta Cívica Guanajuato se ha interesado en ellos porque pueden ser una herramienta efectiva de participación, dar continuidad al trabajo de las paramunicipales y funcionar como vínculo con diversos sectores de la sociedad. En el seguimiento al funcionamiento de los Consejos que Propuesta Cívica ha hecho desde hace 6 años, se habían ya señalado problemas, como la conformación desigual de los mismos, la falta de transparencia en los nombramientos, la falta de capacitación de los consejeros, y otros más. Habíamos propuesto, incluso, una reforma a la normativa que los regula, iniciativa que fue bien recibida… y enviada al congelador.
 
Digo que hay señales decepcionantes, porque, por ejemplo,  la alternancia en la Presidencia Municipal repitió lo mismo que siempre ha sucedido en el DIF. Antes que canta un gallo, el Consejo del DIF, ya está constituido por las señoras “conocidas” de la Alcaldesa: “Saben quién es mi familia, saben más o menos qué tipo de educación he tenido”, dice la nueva Presidenta del Consejo. El Consejo se integró sin mediar ningún proceso de convocatoria y dejando fuera, otra vez, a personas vinculadas a las OSC que trabajan con el DIF y otros y otras ciudadanos con experiencia real en el trabajo social. A la fecha, no hay en la página del Municipio, ni en la del DIF (inactiva) información sobre quiénes son las Consejeras. Tampoco sabemos nada, ni nadie informa sobre el proceso de conformación de otros Consejos, pero circulan ya los nombres de directores nombrados para esas dependencias, sin que los Consejos, que deben nombrarlos, estén siquiera constituidos.
 
Mención aparte merece el Instituto Municipal de la Mujer porque su historia es interesante: hace tres años, se decidió quién sería la directora antes de nombrar al Consejo, y ella buscó a los  y propuso a los Consejeros que serían “sus jefes”. A la antigua directora se le despidió sin mediar una evaluación, en el espacio entre la constitución de un nuevo Consejo y los rescoldos del anterior. Estas taras de origen, desencadenaron muchos de los problemas que, a la larga, terminarían con la destitución de la directora. Después de un proceso democrático y muy cuidado, el Consejo del Instituto pudo nombrar, con apego a sus reglamentos, a una nueva directora, que hizo un excelente papel en el año y medio que restaba al frente de la paramunicipal.  Ahora, la nueva administración que se dice interesada en la participación ciudadana, sin consultar al Consejo del Instituto, sin mediar evaluación alguna, habla ya de una nueva directora que probablemente esté buscando a quienes serán sus Consejeros afines. ¿Cambio tranquilo significa repetir los errores  para que no extrañemos a los que se fueron?
 
Hasta ahora, apenas empezado el trienio, ya vamos perdiendo. No hay nada en el horizonte que nos augure una elección de Consejeros más democrática que en el pasado.  Es probable que una vez nombrados y definidos los espacios principales nos inviten a organizar la kermés, y si no colaboramos con regalos para la tómbola, se digan decepcionados por nuestra falta de participación.
 
La Presidencia debiera estar convocando a la ciudadanía para integrar las listas de los ciudadanos que se votarán en el Ayuntamiento para integrar los Consejos, pero entre que lo hace y antes de que nos den más albazos, Propuesta Cívica Guanajuato está convocando a ciudadanos que quieran participar para renovar los Consejos. Entra a nuestra página, escríbenos. También depende de nosotros.  


Publicado en Milenio Diario, León, 17 de octubre de 2012 (http://leon.milenio.com/cdb/doc/impreso/9161873)
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png