David Herrerías Guerra


Un artículo Multimedia
24/Enero/2010
Este es un artículo multimedia. Esto quiere decir que para sacar el mejor provecho del mismo, suponiendo que esto suceda, es preferible que usted cuente con una conexión a internet. Encienda por favor su máquina y acceda (o accese, como se usa decir en lenguaje informático) a la página del Gobierno del Estado de Guanajuato. Al entrar iniciamos con mucha naturalidad el primer ejercicio: Busque en la página un lugar en el que indique que está en el sitio del Gobierno del Estado de Guanajuato. ¿Encontró alguna leyenda que diga eso? ¿Encontró el escudo del Estado? Lo que va a encontrar, en la esquina superior izquierda, que es donde empieza la lectura, es una etiqueta como de tienda de ropa que dice: "gto contigo vamos". Si le creemos a la página, de entrada debe usted saber que no vive en el Estado de Guanajuato, sino en "gto-contigovamos", que tiene menos tradición, pero alguien pensó que tiene más impacto mediático.

Pero continuemos con la visita. Se dará usted cuenta que el 20% de su pantalla está ocupada por las herramientas propias de su navegador. Del espacio que resta, una pequeña franja, arriba, tiene un menú, con letras relativamente pequeñas. Lo que verdaderamente salta a la vista es una secuencia de anuncios que abarcan aproximadamente el 50% del espacio. Si tiene la paciencia de verlos pasar, se dará cuenta de que son propaganda del Gobierno de gto-contigo-vamos para que nos demos cuenta de que están haciendo bien las cosas. En el margen derecho de la página, por si fuera poco, hay un repositorio de videos y noticias también de los logros de nuestros queridos gobernantes.

Si usted entró a la página del Estado por algo más que recibir sus auto elogios, como por ejemplo enterarse de servicios, pagar sus impuestos, conocer las finanzas públicas, el último 20% de la primera pantalla que se divide en tres: "Eventos", "Novedades" y "vive Guanajuato", por fin contienen algo de información que puede interesar al ciudadano ocupado. Pero ya para conocer trámites y cosas más útiles deberá utilizar la barra lateral para ir bajando y descubrir la información que buscaba.

De aquí en adelante puede usted seguir por su cuenta y evaluar cuánto de la información que se da en el sitio está pensado como un servicio para el ciudadano y cuánto está pensado para justificar, promocionar, vender a esta administración estatal. El asunto no es enjuiciar aquí a los diseñadores web de la página, sino reflexionar sobre lo que está en el fondo, lo que la decisión de tener una página así nos dice sobre cómo se concibe a sí mismo el gobierno.

Un primer aspecto es esta necedad de tratar de crear una nueva imagen en cada administración, como si cada tres o seis años se reinventara el Estado. La institución, el Estado de Guanajuato es uno, independientemente quien ocupe la silla. Los que gobiernan son sólo inquilinos de un ente que los trasciende. No se justifica bajo ningún pretexto modificar, sustituir o eliminar los símbolos de esa institución. No son una nueva empresa que ahora nos vende los servicios. El gobierno estatal actual llegó al colmo, desapareciendo de la página incluso la leyenda: Gobierno del Estado de Guanajuato. No hay tampoco colores del Estado, son los del partido.

Es importante notar también, cómo a través de la página se trasluce una actitud del gobierno estatal que se deja ver en el uso de todas sus comunicaciones: es más importante vender las acciones de gobierno que las acciones en sí; administraciones preocupadas por venderse, porque el asunto no es servir a la ciudadanía, sino pensar en el siguiente escalón que los políticos quieren ocupar. Servir si se puede, pero lo importante es que se note, que sirva para las siguientes elecciones.

El gobierno de Oliva ha sido hasta obsceno en este sentido, perdió voluntariamente de vista que partido y gobierno son cosas diferentes y ordenó sus acciones en función de su fantasiosa e inocente carrera hacia la presidencia de la República.

Que usted tarde unos minutos en encontrar el sitio que le interesa en la página web de gto-contigovamos, puede ser un pecado menor. Tener gobiernos que utilicen los recursos asignados a la comunicación social para pavimentar sus aspiraciones políticas es un asunto más grave, enraizado en nuestra cultura política y que deberíamos cambiar.

(Publicado en Milenio Diario, León, 24 de enero del 2010)
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png