Sergio Aguayo


La mala vecindad
01/Mayo/2013
WASHINGTON, D.C. - Los mexicanólogos en Estados Unidos se preguntan qué  tanto se modificará con Enrique Peña Nieto la cooperación que recibió  Washington del gobierno anterior. Lo verdaderamente novedoso sería que la  sociedad mexicana se involucrara en la relación.
 Este domingo Dana Priest publicó en The Washington Post un texto notable  sobre el estado de las relaciones en el ámbito de la seguridad. Reconfirmó lo que  Wilbert Torre había detallado en Narcoleaks: el gobierno de Calderón se  encomendó a Estados  Unidos y dejó que la potencia se metiera en todos los  aspectos de la seguridad mexicana. Sirvió de poco. Fracasaron porque seis años  después siguen fluyendo drogas y armas pese a nuestros 100 mil muertos y  desaparecidos. ¿Qué sigue? Lo racional sería que buscaran políticas alternativas.  
 El nuevo gobierno mexicano lo está intentando; Washington insistirá en lo  mismo a menos que lo presionemos. Hay dos hechos incontrovertibles: 1) el contrabando de armas de Estados Unidos  a México "alimenta la violencia" que padece nuestro país; y 2) "dada la magnitud  del [tráfico de armas] y el marco jurídico que las regula en Estados Unidos  [estamos ante] un asunto irresoluble". Estas ideas tan crudas las escribió el ex  embajador Tony Garza en dos cables, uno de 2007 y otro de 2009. Siguen  reflejando la realidad porque la Asociación Nacional del Rifle y los  conservadores doblegaron el intento del presidente Barack Obama de aplicar  controles a la venta indiscriminada de armas y municiones. Instalado en el fatalismo Washington oculta la realidad; como no desean que  nuestra sociedad se entere y crezcan las críticas (si algo aborrecen es lo que ellos  llaman el "US - bashing") callan en público lo que reconocen en privado. Para  demostrarlo están los discursos de Barack Obama, los pronunciamientos de la  Asociación Nacional del Rifle o los informes sobre derechos humanos que cada  año presenta el Departamento de Estado. Nada dicen sobre la sangría causada por  su incapacidad y falta de voluntad para controlar el contrabando. Han podido minimizar el problema porque han contado con el apoyo mexicano.  
 Es cierto que cuando el ex presidente Calderón iba a Estados Unidos les  recordaba en sus discursos lo que estaba pasando, y el entonces procurador  Eduardo Medina Mora y el ex embajador Arturo Sarukhán, entre otros  funcionarios, sacaban el tema cada vez que podían. Sin embargo, el discurso público no repercutió en hechos concretos: en el  sexenio pasado no hubo un programa especial para sellar la frontera; exploraron  pero nunca se decidieron a iniciar una acción judicial contra Washington o los  comerciantes de armas;  tampoco incluyeron el tema en los asuntos financiados  por la Iniciativa Mérida. Lo que sí hizo el gobierno de Calderón fue permitirle a Washington enormes  libertades en el diseño e implementación de la política de seguridad. ¿Modificará  el gobierno de Peña Nieto esta política? En algunos aspectos pareciera que sí  pero de repente les sale la vocación de vasallos. Innecesariamente.
 El reportaje de Dana Priest incluye información inquietante: a petición del  embajador Anthony Wayne, Peña Nieto envió el 15 de diciembre a los "cinco  principales funcionarios de seguridad" ¡a la embajada de los Estados Unidos en  México! Me parece un despropósito diplomático que el embajador lo pidiera y  una barbaridad que el Presidente lo aceptara (¿recuerdan el Pacto de la Embajada  o de la Ciudadela de 1913?). Según Dana Priest los cinco funcionarios mexicanos  optaron por un comprensible hermetismo, lo que inquieta a Washington. Es asunto de seguridad nacional redefinir las relaciones en materia de seguridad.  El cambio vendrá cu ando la sociedad mexicana se interese por estos temas. Pasan  los años y sigue sorprendiéndome cuántos mexicanos y mexicanas siguen  atrapados en dos actitudes extremas y estériles: las encendidas denuncias del  imperio o la mansedumbre de quienes creen que n o hay nada que hacer con la  potencia. Estas actitudes no sirven para la crisis actual. Es legítimo defender los intereses  de las mayorías recordándole a Washington una y otra, y otra vez su  responsabilidad en la avalancha de armas que alimentan la violencia en México.  
 Para evitar que nuestro gobierno se haga el desentendido la sociedad mexicana  debe insistir en que debe mostrar más energía en la defensa de los intereses de los  centenares de miles de víctimas de una tragedia humanitaria que hacen lo posible por ignorar. Evadir los problemas genera una mala vecindad.

 LA MISCELÁNEA

 La Jornada hizo un enorme servicio a la transparencia al publicar los 2 mil 995  cables de Wikileaks enviados por las representaciones de Estados Unidos en  nuestro país (cité un par de ellos en el texto). Estos documentos son  indispensables para entender la relación con Estados Unidos, al igual que El  embajador (Editorial Planeta), el libro de Dolia Estévez que recoge las  entrevistas a nueve ex embajadores.

 Colaboró Marcela Valdivia Correa.
 www.sergioaguayo.org
 
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png