Sergio Aguayo


El prisionero
25/Mayo/2011
En Oaxaca las fuerzas políticas chantajean a Gabino Cué para ampliar su cuota de cargos y presupuestos. Es un cerco feroz que estrangula la esperanza del cambio.

Cué sigue irradiando el carisma y la buena vibra con las cuales armó la alianza que permitió expulsar al PRI de la Gubernatura. Reconoce dificultades y riesgos pero cree que su proyecto se hará realidad y presume, como ejemplo, las reformas a la Constitución local aprobadas el pasado 4 de abril. Oaxaca avanza: ya tiene revocación del mandato, plebiscito, ciudadanización de los organismos autónomos y otras glorias de la democracia participativa que el PRI de Enrique Peña Nieto se ha encargado de negarle al País por el freno puesto en la Cámara de Diputados.

El carisma tiene límites. En Oaxaca también conversé con otras voces igualmente calificadas y la evidencia obtenida me permite afirmar que Gabino y su experimento son prisioneros del sistema de cuotas. Para ganar, Cué armó una amplia coalición, y al llegar al cargo correspondió repartiendo cargos a integrantes de partidos y movimientos sociales. A una discípula de Elba Esther Gordillo, Irma Piñeyro Arias, le “tocó” la Secretaría General de Gobierno. El resultado es un gabinete con lealtades compartidas y notorias ineficiencias. La norma pareciera ser que avanzan aquellos temas a los cuales el Gobernador puede dedicarles tiempo; todo lo demás se desvía, frena o paraliza.

Si los maestros de la Sección 22 están en plantón permanente es, sobre todo, por la fascinación con la cuota. Repudian a Elba Esther Gordillo pero imitan la ferocidad con la cual “La Maestra” disputa la tajada presupuestal. Los partidos más cercanos a Gabino pelean a dentelladas los cargos en lugar de cumplir con las promesas hechas. La mejor demostración la tenemos con lo sucedido con los organismos autónomos.

El 14 de julio de 2010 Cué se comprometió por escrito a ciudadanizar los organismos públicos autónomos. En marzo de 2011 las dirigencias nacionales del PAN y el PRD también dieron su palabra a Alianza Cívica como parte del acuerdo para organizar la fallida consulta del 27 de marzo en el Estado de México. Es un asunto estratégico porque si los organismos autónomos son capturados por los partidos dejan de servir a las víctimas y se transforman en cómplices de los poderosos.

Las promesas sirvieron de poco. En marzo de este año el PAN y el PRD oaxaqueños se repartieron a los consejeros del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca. En el sainete que se armó, el PRI hizo un berrinche y abandonó la sesión del Congreso lo que permitió la entrada de sólo dos consejeros con el perfil de autonomía y conocimientos que se requieren.

Lo preocupante de Oaxaca es que también le entran a la cuota algunos líderes del Movimiento de Renovación Nacional (Morena), encabezado por Andrés Manuel López Obrador. El lunes 16 de mayo René Bejarano llegó a las oficinas de Gabino Cué.

Como no le hicieron efectiva una cita que al parecer tenía agendada, se metió por la fuerza a la oficina del Gobernador para, según fuentes confiables, exigir que se ampliara la cuota de cargos que ya tiene su Movimiento Nacional por la Esperanza, también liderado por su esposa Dolores Padierna.

Las dirigencias de los partidos nacionales ya se desentendieron de aquel estado en donde el Gobernador es prisionero de la pregunta que resume la crisis democrática: ¿hay cambio o sigue la cuota? Se mantendrá el inmovilismo si no se redefine discurso, estrategia y equipo. De mantenerse el estancamiento alimentará la tesis que difunde el PRI sobre su ingenuidad e inexperiencia. Un diputado federal cercano a el ex gobernador Ulises Ruiz, Héctor Ramírez Puga, pagó un desplegado de media página en varios medios impresos de la capital con una pregunta: “Gabino: ¿puedes o no puedes?”. De mantenerse las inercias, el próximo año se activará el movimiento para sacarlo del cargo. Una encuesta reciente de Buendía y Laredo levantada muestra que 61% aprueba a Cué, pero 45% piensa que sigue haciéndose el mismo tipo de política. Se aprueba la persona; se condena el proceso. Como Vicente Fox.

Oaxaca debe convertirse otra vez en prioridad del movimiento democrático nacional que se unió en la campaña de 2010 al esfuerzo para sacar al grupo de Ulises Ruiz del Gobierno. La movilización es indispensable porque todavía son posibles reformas a profundidad y porque ante los síntomas de la regresión democrática en todo el País urgen entidades donde sea posible consolidar y profundizar el rescate de la democracia. La transición no nació en Oaxaca, pero puede convertirse en base territorial para la reactivación del cambio secuestrado por los cazadores de cuotas de poder. Todo dependerá de lo que haga y deje de hacer un Gobernador ahora prisionero de las fuerzas democráticas que mantienen el esfuerzo por regenerar una democracia desfalleciente.

Comentarios: www.sergioaguayo.org
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png