Sergio Aguayo


Cuates y cuotas
06/Octubre/2010

Las promesas brotan pero lo más probable es que los partidos se repartirán los

tres sitios de consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE). Su incontenible

adicción a las cuotas lesionará gravemente la legitimidad de la elección de 2012.

En el viejo régimen la política era jerárquica y predecible. Quienes participaban

en ella sabían que el futuro no dependía de sus acciones; su destino estaba

determinado por los cálculos y humores de quienes controlaban la pirámide en

cuya cúspide estaba el Presidente. Los políticos usufructuaban y se beneficiaban

con los cargos, pero cargaban con la fatalista convicción de que podían perder

todo en cualquier momento. Repartían los beneficios entre sus familiares y cuates

sabiendo que el suyo era un poder prestado.
 

Estas costumbres fueron borradas por el cuotismo. El poder político se ha

impregnado de las reglas del capitalismo salvaje. El presente y el futuro

dependen de cada quien y el resultado es la obsesiva persecución de una cuota de

cargos, de chambas, de presupuestos. La cuota es el catecismo, es la bandera, es

el norte que inspira y orienta en las batallas sin cuartel; cuando la cuota está en

juego se hacen a un lado discursos y propuestas y se transforman en perros del

mal. Es la diferencia entre el Tsuru y la Suburban.
 

La gran sacerdotisa de la cuota es, sin duda alguna, la maestra Elba Esther

Gordillo. Pero no es la única. También están las televisoras y las grandes

empresas y los cárteles y la mayor parte de los políticos. En las posiciones

conquistadas ya no se pone a los cuates; se coloca a los "operadores" cuya misión

es incrementar el caudal de cargos porque de ellos depende todo. El cuotismo es

la etapa superior del cuatismo.
 

Por lo general la danza de la cuota es hecha en la penumbra. Este octubre será

diferente: veremos en vivo cómo los partidos políticos representados en la

Cámara de Diputados nombrarán a tres consejeros electorales del IFE. El 2 de

octubre salió publicada en la prensa nacional una convocatoria envuelta en

buenas intenciones. Nos prometen que las entrevistas a los aspirantes "se

realizarán en sesiones públicas y serán transmitidas por el Canal del Congreso" y

que con base en esas comparecencias, la Comisión de Gobernación elaborará la

"lista de candidatos y candidatas que hayan reunido las mejores cualidades en

términos de experiencia y formación electoral". Tranquiliza saber que dicha

Comisión es presidida por Javier Corral, un panista con independencia de criterio

que ha demostrado su disposición y su convicción a defender el proceso. Hará lo

posible por lograr una selección pulcra.

 

¿Bastará? Me encantaría que así fuera pero hasta hoy los vientos colocan a estos

cargos en la lógica del cuotismo. La Comisión de Gobernación turnará la lista a

la Junta de Coordinación Política en donde los partidos "determinarán por el más

amplio consenso posible y atendiendo las consideraciones y recomendaciones

que establezca el Dictamen de la Comisión de Gobernación". Atender no es lo

mismo que acatar.
 

En la Junta de Coordinación Política no habrá transparencia ni cámaras de

televisión (el diputado Jaime Cárdenas propuso la apertura total, pero el pleno

rechazó su moción). La Junta es presidida por Josefina Vázquez Mota y en ella

participan, entre otros, Francisco Rojas Gutiérrez por el PRI y Alejandro Encinas

Rodríguez por el PRD. Ellos saben lo que está en juego porque vivieron el 2003.

Aquel año el PRI, el PAN y el Verde se vengaron de las multas impuestas por el

IFE que encabezara José Woldenberg y los despidieron a todos; se repartieron los

nombramientos y cuando llegó el 2006 tuvimos la elección más competida,

lodosa y costosa de nuestra historia. El IFE fue un factor central.
 

En este momento el PRI y Enrique Peña Nieto sueñan, braman y se les ruedan las

lágrimas cuando piensan en Los Pinos. Se ve casi imposible que renuncien a

poner gente "suya" en el IFE. Es muy útil tener a un consejero que les pase

información y obedezca la consigna. El PRI quiere a dos consejeros y el PAN se

conforma con uno. El PRD se entretendrá denunciándolos e hilvanando otro

bello collar de adjetivos.
 

¡Cuánta ceguera! Actuarán pensando en el corto plazo sin darse cuenta que,

como dijera Leonardo Curzio en el programa Primer Plano del pasado lunes, esta

elección es como una autopista de cuota: o pagas cuando entras o cuando sales.

Se repartirán los cargos porque quienes pagamos somos nosotros. Eso sí, ellos

nos obsequiarán con una cuota de bonitos discursos.
 

La Miscelánea
 

El senador Graco Ramírez quiere ser gobernador de Morelos y va por los

caminos del sur repartiendo sonrisas y promesas. Se hace el disimulado cuando

vecinos de Jiutepec le piden que controle a su tribu. El presidente municipal de

ese municipio gobernado por el PRD de Graco, Miguel Ángel Rabadán, se ha

convertido en protector y promotor de "desarrolladores" que depredan el medio

ambiente. ¿Las contradicciones le permitirán dormir bien al senador Graco? (I)

www.sergioaguayo.org

DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png